¿Estás listo para la próxima recesión?

Como parte de la vida de una empresa, los líderes ya no se preguntan si enfrentarán una recesión, sino cómo prepararse.

Tanto si toma la forma de una:

  • Recesión sectorial, cuando la actividad depende de la evolución de las tasas de interés, tecnologías avanzadas, etc.
  • Recesión global, que puede estar vinculada a eventos imprevisibles (pandemias de salud, humo de un volcán…) o eventos probables (guerras, meteorología, etc.)
  • Crisis sistémica, donde los elementos del mercado anteriores se han vuelto obsoletos, normalmente causados ​​por un descubrimiento importante y una implantación simultánea en términos de energía, infraestructura y comunicación.

Aquí sigue una lista o varias pistas para que no te sorprenda.

Tener indicadores avanzados y herramientas de detección de pronósticos y recesiones. Se deben movilizar tres tipos de indicadores:

  • Macroeconómico: tipo de interés, tipo de cambio, precio de los materiales.
  • Sectorial: intensidad competitiva, evolución de la demanda, salud de los participantes, evolución del mercado (fuerte crecimiento, suave, decadencia)
  • Empresa: libro de pedidos, costo de componentes o materiales

Realiza un Plan de Continuidad de Actividad (PCA) a través de una prueba de esfuerzo.

La viabilidad del negocio debe probarse mediante simulaciones descendentes de los elementos clave del modelo de negocio (ventas, flujo de caja y costos).

Dependiendo de los resultados, se debe redactar un PCA que enumere todas las soluciones concretas a posibles problemas. Por ejemplo, una disminución del 40% en la facturación  puede conducir a un Plan de Protección del Empleo (PPE), que debe prepararse con anticipación.

Debes ser lo suficientemente diversificado y no poner todos los huevos en la misma  canasta.

La empresa debe construir líneas de productos o actividades cíclicas para suavizar los efectos de una recesión global, sectorial o específica de la empresa.

Reduce tu estructura de costos fijos, para «ser el último en morir», a través de las siguientes palancas:

  • Reducción de la masa salarial fija (MS) (trabajos de recursos humanos de 1 a 3 años para reducirla en un 10 a 20%) y aumento de la MS variable
  • Negociación con proveedores para pasar de un modelo de compra básico a un modelo de suscripción adaptado a la actividad.

Crea una reserva de efectivo, idealmente un año de nómina.

El rol del gerente y el DAF es maximizar el efectivo disponible en cualquier momento mediante el pago de salarios y bonificaciones, cobro de clientes, negociaciones con proveedores, circulación de acciones, préstamos bancarios, etc.

Moviliza impuestos y asistencia social por adelantado. Las principales ayudas:

  • Empleo: en el caso de ciertos tipos de contrataciones o empleados
  • Crédito a la Investigación (CAI) – Financiación de I+D en sentido amplio
  • Banco de Inversión Pública – Financiación de la I+D tecnológica
  • Seguro de prospección de exportaciones (es decir, COFACE) – Financiación de exportaciones
  • Eventuales ayudas estatales disponibles en caso de crisis importantes

Reforzar la capitalización para aumentar el patrimonio de la empresa. Dos soluciones principales:

  • Generar reserva voluntaria en lugar de distribuir un dividendo
  • Aumentar el capital a través de los accionistas actuales o nuevos accionistas (empleados, business angels, fondos de inversión de proximidad (FIP), fondos de inversión con alcance nacional o internacional, sector industrial, etc.)

Mantente cerca de tus clientes para crear un efecto adhesivo

Es absolutamente esencial crear vínculos inseparables con el cliente:

  • Enlaces comerciales (servicios y productos recurrentes e indispensables)
  • Conexiones personales (sepas cómo apreciar a sus clientes: ¡la vida es demasiado corta para trabajar en malas relaciones, o mejor cambia el cliente!)

Crea un efecto piramidal con proveedores y distribuidores.

El objetivo es compartir el sufrimiento de la posible recesión, para que sea respaldada en parte por tu cadena de suministro y distribución.

La revisión de los contratos (variabilidad, efectos de umbral y plazos) es crucial.

Crea productos y servicios recurrentes para generar ventas estables.

Idealmente, la rotación debe realizarse a través de un plan de suscripción a medio plazo. Los contratos de consumidores o profesionales deben redactarse en consecuencia.

Es cierto que con productos que generan una rotación constante en un horizonte de 5 años, podemos ver fácilmente la recesión…

Estar en dos posiciones de mercado en lugar de una.

En 2008, los restaurantes con una tarifa de 50€ sufrieron, mientras que aquellos que tenían una tarifa de 25€ desarrollaron su facturación.

Es aconsejable construir dos líneas de productos, una con una posición más baja que la otra. De hecho, reducirá la caída de la demanda y los volúmenes (principios de los vasos comunicantes).

Si estás en el de rango medio, tengas el reflejo de precio asequible, bajo una marca o una empresa diferente.

Debes tener un gobierno fuerte para retroceder cuando la recesión está ahí

La Consejo de Administración, Junta Directiva, el Equipo de Gestión y un entrenador personal serán tu buque insignia en la niebla de una recesión .

Analiza lo que demandará la tendencia de cambio de mercado a partir de ahora y adapta tus productos o servicios en consecuencia. Si un proverbio estadounidense común solía decir «sin estacionamiento no hay negocio» antes, ahora ciertamente se convertirá en «sin comercio electrónico no hay negocio» en muchas industrias y especialmente en el comercio minorista.

* * *

Siendo un líder, ¿estás listo para enfrentar este gran desafío? ¿Ya has preguntado a tus clientes y has hablado con el resto de las partes interesadas?

Deja una respuesta

Cerrar menú